LOS MATERIALES

O el porqué se estropean las cosas

La mayor parte de las obras de arte, objetos y documentos que se conservan en museos y bibliotecas están hechos de materiales naturales sensibles a la humedad del ambiente en el que se encuentran.  Lienzo, madera, pergamino, y papel tienen un contenido de humedad que tiende a variar para encontrar el equilibrio con la humedad en el ambiente.

Las variaciones en la temperatura de la sala y la humedad pueden modificar las dimensiones y las propiedades de estos materiales, causando daños irreversibles en pinturas, manuscritos y otras obras de arte.
Para conservar los objetos antiguos en perfectas condiciones, se deben garantizar en museos y bibliotecas unas condiciones específicas de ambiente, con gran precisión y durante períodos de tiempo muy largos.

Los Materiales que sirven de soporte a las obras de arte son:

  • Las maderas
  • La tela o tejidos.
  • La piedra... mármol, calcita,
    arenisca, el adobe, y la terracota.
  • Los metales.
  • El muro en las pinturas al fresco.
  • El celuloide.
  • En menor cantidad el cuero, hueso,
    marfil, vidrio, plásticos y otros.

Madera

La madera es un material que ha utilizado el hombre desde los tiempos más remotos como soporte de sus obras, tanto en el sentido utilitario como artístico. Las pinturas realizadas sobre paneles de madera estaban compuestas de una o varias tablas e iban cortadas según formas determinadas que determinan su permanencia y estabilidad a lo largo del tiempo.

Estos paneles se ensamblan o refuerzan entre sí de varios modos: uniones vivas, por marcos de ranura o por travesaños. Su fin es evitar las deformaciones, principalmente, los alabeos y las desuniones.

La madera está muy presente en las estructuras de los monumentos de interés artístico e histórico. Como todos los objetos de naturaleza orgánica, la madera está sujeta a una degradación natural que depende de varios factores principalmente, de las condiciones ambientales en las que se encuentra.

La degradación de la madera es muy lenta de por sí, de ahí, la buena conservación de los sarcófagos egipcios, pero los agentes externos (agua) y sobre todo los agentes biológicos (insectos, hongos, bacterias, etc.) alteran y degradan su estructura.

La rápida variación en la humedad relativa y/o un nivel de humedad muy bajo llevan a posibles deformaciones debido a la modificación de las dimensiones de las fibras vegetales.

Tela

La tela usada como soporte ha sido utilizada desde antiguo. Se introdujo en Italia por artistas bizantinos, pero su desarrollo comenzó en el siglo XV. 4.1. Los tejidos Los tejidos más usados están realizados con: algodón, cáñamo, lino, seda y yute.

¿Por qué se introdujo como soporte de la pintura?
Los grandes soportes de madera eran pesados y peligrosos, produciéndose alabeamientos por la humedad (deformaciones). Las telas eran fáciles de transportar, la preparación se hacía a criterios del pintor, eran más económicas, daban más juego a las texturas, etc. La seda se empleó en España con los árabes y en Italia en el siglo XII. Su difusión fue escasa. La aparición de otras fibras provocó el abandono de la seda y el uso del óleo provocó su caída. Las fibras vegetales se usaron en Egipto y Bizancio, adosadas a otro soporte de madera, luego éste soporte se convirtió en bastidor y por fin es en Venecia donde se convierte en soporte como tal en el XV. Su innovación fue el aplicarles una preparación similar a las de las tablas, con lo que se conseguía una mayor solidez y rigidez.

Agentes de deterioro de las telas
La degradación de las telas se debe a la alteración de la celulosa, elemento mayoritario en la composición de los tejidos. La degradación es inevitable a consecuencia del contacto con la atmósfera pero existen factores que la aceleran:

  • Pérdida de elasticidad. La alta higroscopicidad de la celulosa, hace que ésta pueda dilatarse y encogerse en razón a las variaciones de humedad. La elasticidad va disminuyendo con el tiempo y así mismo contribuyen a ello las tensiones producidas por los bastidores y el peso de los pigmentos.
  • Oxidación. La celulosa se oscurece y debilita, debido a la acción del oxígeno. Este proceso se acelera por la acción de los aceites secativos, los metales y la luz, que realizan la función de catalizadores. Descomposición a causa de los ácidos. La celulosa es resistente a las bases, no así a los ácidos, los cuales la transforman en hidrocelulosa. En esta acción pueden actuar como catalizadores las sales metálicas, rayos U.V., o la contaminación.
  • Ataque microbiológico. Las colas animales existentes en la preparación, unido a una humedad relativa muy alta, crea el campo de cultivo ideal para bacterias y hongos. Estos descomponen los lienzos y alteran las capas de pintura, deshaciendo la celulosa de las fibras y provocando la putrefacción de los hilos.
Los bastidores pueden provocar fuertes tensiones hasta llegar a los desgarramientos. Los clavos de sus bordes por su capacidad de alteración (oxidación) contribuyen al deterioro de las telas.

LA PIEDRA

El deterioro de la piedra, hoy en día acelerado por la contaminación atmosférica, actúa más o menos veloz según el tipo de piedra. Los elementos que caracterizan a una piedra son la composición mineralógica y la textura, es decir, el modo en que están unidos los minerales individuales entre sí.

Agentes de degradación de la piedra

  • Biológico. Se define como biológico a cualquier deterioro o alteración irreversible causada por el metabolismo de uno o más organismos vivientes (musgos-líquenes, algas, escrementos de pájaros y plantas trepadoras).
  • Hielo. El agua penetra en las grietas de las rocas, y si la temperatura baja excesivamente, se hiela aumentando su volumen, lo que produce un efecto de cuña que va desgarrando la piedra.
  • Las sales. Las sales penetran en la piedra a través de las porosidades con el agua que las transporta. Cuando el agua se evapora por el sol, el calor, etc., se acumula una mayor cantidad de sales y se llega a un nivel de saturación salina. Esto produce la cristalización y el consiguiente aumento de volumen, lo que genera una presión sobre los poros del material. Hay que tener presente que muchas sales pueden existir en estados de hidratación diferentes, por lo que cuanto mayor cantidad de agua más volumen adquieren. Este aumento de volumen causado por la hidratación genera también presión. Las sales más comunes son
    • — Sulfatos. El más común es el sulfato de calcio bihidrato (yeso) que puede estar presente en el terreno, en la atmósfera marina o en el aire contaminado por el anhídrido sulfuroso, SO2 , gas, que se desprende de la combustión de hidrocarburos que contienen azufre.
    • — Cloruros. Provenientes de la atmósfera marina o contaminada. Son dañinos por la alta higroscopicidad; atraen la humedad y penetran en profundidad, ya que las moléculas son muy pequeñas.
    • — Nitratos. Provienen de sustancias orgánicas alteradas, portadoras de azufre, o de la combustión. La morfología de la alteración provocada por las sales solubles puede ser muy variada; eflorescencias externas, esfoliaciones, etc.
  • La contaminación. Las sustancias que se encuentran en el aire pueden ser gaseosas (óxidos de nitrógeno o de azufre), sólidas (polvo con esporas, sales, microorganismos), o líquidos (niebla), o mixtas. Al conjunto de estas sustancias se le denomina SMOG, que viene dado por la unión de humos y niebla que tienden a permanecer en los estratos bajos de la atmósfera. En zonas urbanas, cobran especial importancia los óxidos de Azufre que en condiciones de cierta humedad pueden faćilmente reaccionar con el agua y generar ácido sulurico, que degrada rápidamente las piedras basadas en Calcio. También los óxidos de Carbono (CO2) al mezclarse con humedad ambiente pueden dar mezclas ácidas que reaccionen con el carbonato cálcico y disolver el Calcio de la piedra.

Contáctanos

Envíanos un mensaje